La espada de Damocles

El jueves 17 durante algunas horas tuve comprometida mi cuenta principal de Gmail, algún robot spammer chino estuvo haciendo de las suyas, pero gracias a la eficacia del servicio pronto se bloqueó la cuenta y puede recuperarla al poco tiempo.

Como se pueden imaginar, las horas de esa mañana fueron ocasión para repensar un poco hasta qué punto mi trabajo de los últimos 7 años está detras de una contraseña: uso Gmail, Blogger, Analytics, Adsense, Google Docs, Feedburner, Reader, Alerts, Groups, … en fin, qué los voy a contar que no sepan.

Cuando usamos servicios en la nube aceptamos la volatilidad de todo lo que hacemos, aunque tenemos la secreta confianza de una estabilidad que realmente no existe.

Uno toma precauciones y aprende lecciones con cada tropiezo, les cuento:

  • Tengan configurada una dirección email de recuperación
  • Usen una segunda cuenta de Gmail y compartan con ella permisos de edición de todos vuestros Google Docs
  • Apunten en un lugar seguro la relación de servicios de Google que utilizan y la fecha en la que comenzaron a usarlos
  • Tengan a mano la URL de vuestro perfil en Blogger
  • Recuerden al menos 5 etiquetas usadas en Gmail y otras tantas direcciones email de contactos frecuentes
  • Exporten sus contactos de Gmail a un fichero CSV

Agradezco a Gmail la celeridad y eficacia con la que se ocuparon de mi caso, y les animo a estar prevenidos. Cuando usamos la nube nos sentamos bajo una espada que pende sobre nuestras cabezas apenas sostenida por un pelo de crin de caballo.

Relacionado: Cosas que aprendes cuando te roban el portátil.

Por: José Luis OrihuelaCategoría: Google, Internet, Seguridad InformáticaTags: GmailJosé Luis Orihuela: Es profesor universitario, conferenciante y bloguer. Su base es la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra (Pamplona, España), aunque viaja seguido a impartir cursos y conferencias. Estudia el impacto de la innovación tecnológica sobre los medios y los modos de comunicación. Co-fundador de Minoic Net. Puedes ponerte en contacto con él en su blog y en Twitter.

5 comentarios en «La espada de Damocles»

  1. Otra opción para salvaguardar los datos es crear una dirección alternativa con nombre raro (p.e.: [email protected]mail.com) donde redirijamos todos los correos electrónicos de nuestra cuenta principal… de esta forma mantendremos una cópia de todos los correos y cuentas y, si configuramos para poder escribir desde esta en nombre de la primera, tendremos el servicio habilitado mientras el intruso no elimine las propiedades de configuración y hasta que quede bloqueada. Funciona, comprobado.

    Responder
  2. Como alternativa de seguridad de los Google Docs, quizá una solución más segura es usar algún tipo de aplicación que te los sincronice en local, como por ejemplo Insync (en beta) o Syncplicity (con opción free).

    Responder
  3. Casi me desmayo al leer la lista de servicios que usas de Google. Si me pasara eso primero me arrancaría los pelos y luego me daría cuenta que hay vida más allá del monitor.
    Gracias por las sugerencias.
    Saludos y te deseo estabilidad perpetua en la nube.

    Responder
  4. Ya me he llevado varias críticas de compañeros por decir esto, pero yo personalmente desconfío de “la nube”. Sí, soy usuario habitual de Google y otros servicios similares, pero siempre he pensado que mis datos, como yo, no los va a cuidar nadie. Así que siempre mantengo copias de mis contactos, correos y documentos en mi casa, tanto en el disco duro de mi equipo como en un servidor NAS redundante, para mayor seguridad. Aun así puede ocurrir un cataclismo e irse todo mi montaje al garete, por supuesto, pero mientras las cosas no cambien y “la nube” sea (paradójicamente) algo más tangible y, sobre todo, más seguro, seguiré confiando en mis propios medios para mantener mis archivos a buen recaudo.

    Responder
  5. Muy pero muy agradecido con este post, ya que también manejo todo mi trabajo y gran parte de mi vida personal en la nube (google),
    Mil y millones de Gracias por que no tenia nada organizado asi como lo explicas.

    Responder

Deja un comentario