Instagram, todo en ella es encantador…

Hace unos meses conocí Instagram y al instante me quedé prendado. Es una de esas aplicaciones que apasiona porque sus habilidades enseguida te enganchan. Por ejemplo, permite disfrutar de las fotos propias y ajenas de forma sencilla; llegas a descubrir casi sin querer a ese artista que llevas dentro; consigues amigos con un simple “Iikes it!” y admite comentarios de quienes deseen exultar sin recato de un tema fotográfico o un encuadre determinado. A Instagram le bastan unos centímetros cuadrados de pantalla para enseñar y contar de una forma creativa lo que nos rodea en un simple abrir y cerrar de ojos.

Explico muy rápido cómo funciona Instagram para los que no estén al tanto. De entrada, se trata de una aplicación que, incomprensiblemente, de momento sólo está disponible para iPhone. Como se deduce de lo anterior, Instagram permite realizar fotografías, personalizarlas con facilidad y darles un toque artístico aplicando los 12 retoques automáticos que posee. Todo es ágil y sencillo, incluso seguir a otros y dejar de seguirlos en un timeline de fotos accesible a cualquier usuario de la plataforma. Hasta este punto casi todo resulta bastante previsible: nos recuerda a Twitter y Tumblr.

Pero lo que realmente me vuelve loco de Instagram es su capacidad para las “relaciones sociales”. Dicho más descriptivamente, me atrae su comportamiento como plataforma distributiva de contenido y esto resultó ser el guiño definitivo que me engatusó. Esta “capacidad social” de Instagram la encontramos en una sola pantalla desde la que se ejecutan las siguientes acciones en cada fotografía:

  • Añadir a Twitter
  • Ubicar en Foursquare
  • Compartir en Facebook
  • Publicar en Tumblr
  • Y subir a Flickr

Es una aplicación joven pendiente de madurar como red social que compensa con una frescura inusual. Me fascina la soltura con la que reparte juego distribuyendo información.

Tras unas semanas experimentando con Instagram para algunos clientes, le auguro un gran futuro en acciones de marketing y branding. ¿Imaginamos mostrar y difundir muchos pequeños detalles del día a día de una empresa, de un producto o servicio… con imagen y texto, con personalidad, segmentando, comunicando, conversando y empapando el mercado con la identidad de la marca en tiempo real…?

Pues eso, Instagram: encantado de haberte conocido.

Por: Julio Pérez-Tomé RománCategoría: Aplicaciones, iPhoneTags: InstagramJulio Pérez-Tomé Román: Nació en Madrid (1958). Consultor en Innovación, Marketing y Comunicación. Dirige la consultora de branding Adverbo y Linknow, especializada en social media. Escribe de innovación en su blog inno y ha publicado con McGraw-Hill Beautiful Pyme. Actualmente es Vicepresidente de ClusterGO y Miembro de Aercanarias (AERCO en Canarias). Puedes seguirle en Twitter, Facebook y LinkedIn. Puedes contactar con él en su blog, Twitter y Facebook.

Deja un comentario