Cómo no gestionar un error de social media: el (mal) ejemplo de Gillette

Qué fácil es cometer un error en medios sociales que tire por tierra una campaña publicitaria, por fuerte y cuidada que sea. Un error en medios sociales tiene la característica de que se puede llegar a propagar como la espuma, causando un grave daño a la imagen de nuestra empresa, que puede acabar protagonizando cualquier meme.

El ejemplo que os traigo hoy es uno a evitar, por lo ridículo que es y por lo fácil de corregir. Se trata del caso de la campaña publicitaria de la multinacional Gillette, promocionando una nueva línea de productos de belleza para el mercado masculino, y que protagoniza el futbolista de la Selección Española, Xabi Alonso.

Cuando uno contrata a un deportista para un anuncio de televisión, debería saber que no va a quedar bien. No conozco el motivo, pero es un hecho generalizado que los deportistas nacionales no suelen dar la talla como actores, así que en cuanto abren la boca para decir “oh, este producto es el summum de su categoría” no resultan creíbles. Tengo que reconocer que, pese a todo, Xabi Alonso cumple por la mínima.

”Usemos esta canción, que suena bien y no lo conoce nadie”

Pero ese no es el problema de esta campaña, porque es difícil escuchar a Xabi mientras de fondo suena un tema que te chirría en los oídos. No por malo, sino por ser un plagio descarado de otro. Atentos al vídeo:

Si no os suena la música de fondo es que aún no conocéis a The Strokes, una banda neoyorquina de rock indie. No pasa nada por no conocerlos. De hecho, Gillette debe pensar que hay muchos que conozcan a esta banda. Uno de sus mejores temas se llama ‘You only live once’, estaba en su album ‘Firsts Impressions on Earth’, y suena así:

Es habitual que se utilicen versiones de temas en los anuncios para reducir coste, pero en la del anuncio parece que hayan cambiado lo justo para que no pueda considerarse “versión”… creo que no tengo que argumentar que el tema utilizado en el anuncio de Gillette es un plagio de ‘You only live once’.

Piensan como yo los muchos que sí conocen a The Strokes, han buscado el anuncio en YouTube y han dedicado unos segundos a comentar o a votar, dejando perlas como estas:

En efecto, Gillette parece que tiene presupuesto para contratar a deportistas de élite, pero no para pagar derechos de autor a The Strokes. De hecho, he omitido una referencia muy subida de tono sobre los escarceos amorosos de Tiger Woods, protagonista de otro anuncio de la marca.

Resultado, lluvia de críticas. ¿Y la respuesta de Gillette España, en su canal oficial de YouTube? Ninguna, en el momento de redactar el artículo.

Los errores en medios sociales hay que resolverlos con inmediatez, humildad y tacto

Cuando cometemos una pifia de estas características en medios sociales, es un error muy grave ignorarlo y pasar a otro asunto, como preguntar sobre qué vais a hacer en navidades. Internet no olvida, y muchos serán los que te recuerden por plagiar a The Strokes aunque saques un nuevo anuncio.

Es más, caer en una equivocación es una oportunidad para resolverla con elegancia. Podemos cambiar el sentido de las críticas y congraciarnos con los usuarios y clientes potenciales.

Para Gillette, pocas opciones había y todas pasaban por la sinceridad. Lo suyo es editar el anuncio cambiando el tema, bien por el original, bien por otro diferente. En todo caso, reconociendo el fallo y pidiendo disculpas a los que se hayan molestado.

El problema es que, dos meses tras lanzar la campaña, el daño ya está hecho. La rapidez de respuesta es crucial en medios sociales, porque los usuarios que han comentado es poco probable que vuelvan a visitarnos, vean que hemos escuchado las críticas y que hemos rectificado, tanto tiempo después de meter la pata.

Vamos, que para muchos, Gillette será vista como una marca que escatima a la hora de pagar por usar un tema, y que no tiene reparos en aprovecharse del talento de un grupo, aunque lo arreglara ahora. Algo muy alejado de lo que pretendía la campaña.

Vídeos | Anuncio de Gillette en YouTube, Vídeo original de ‘You only live once’ de The Strokes

11 comentarios en «Cómo no gestionar un error de social media: el (mal) ejemplo de Gillette»

  1. Muy buen ejemplo y muy buena reflexión. Los profesionales de la comunicación que hemos tenido que irnos adaptando al cambio de herramientas aún tenemos que observar cómo la multiplicación de canales no siempre asume que es necesario que la comunicación profesional la lleve a cabo un profesional. Muchas empresas creen que ‘estar en las redes sociales’ pasa por emitir monólogos desde estas nuevas plataformas pero no se dan cuenta de que la principal novedad que aportan estas herramientas es que el DIÁLOGO se hace inevitable. Y para ello es imprescindible, no solo dar de alta perfiles en todos estos canales, sino tener a un personal cualificado para gestionarlos y administrarlos.

    Responder
  2. Marta: ¡Gracias! Totalmente de acuerdo contigo.

    Idoia: No puedo asegurarlo, pero si hubieran pagado los derechos, ¿no habrían hecho una versión, en lugar de una canción muy parecida?

    La campaña sigue, por cierto, sólo que ahora han recortado la duración del anuncio, pero manteniendo la infame copia de The Strokes.

    Responder
  3. Seguramente habría que denunciar también a los herederos de Michael Jackson por utilizar el título “This is it” para su obra póstuma, claramente plagio del título del disco debut de los Strokes “Is this it”. Lamentable.

    Responder
  4. Antes de perder tanto tiempo en escribir semejante parrafada psicótica deberías documentarte acerca de lo que la SGAE (sociedad en la que la música de este anuncio está registrada) considera plagio, que no es ni mucho menos lo que vienes denunciando.

    Si con eso no eres capaz de rectificar, ¿serás también capaz de decirme que ese acorde de guitarra de la intro y simple ritmo de batería es una invención de los Strokes? ¿Acaso lo tienen ellos patentado? Por favor, un poco de seriedad.

    P.D. ¿Piensas publicar solo los comentarios que, desde la ignorancia músico-legal, te den la razón?

    Responder
  5. Cualquiera que no sea sordo puede reconocer que las dos canciones son clavaditas y el que la gente se haya dado cuenta significa que no es que ‘recuerde un poco’ o ‘sea un trozo parecido’, sino que directamente han cogido los primeros 15 segundos del tema para todo el anuncio. Si eso no es considerado plagio, mal vamos, pero al menos mucha gente se quedará con mal sabor de boca, porque una cosa es lo legal y otra lo de facto.

    Responder
  6. Un matiz: no es cualquiera que no sea sordo, sino cualquiera que no tenga oído musical. Lo único que puede pasar como “igual” es la intro de la canción, que ni siquiera suena en el vídeo que pusieron de los Strokes en el post. El resto puede recordar, si, pero es que no tiene nada que ver. Ni las notas de la melodía son las mismas ni la línea de bajo (sucesión de acordes). Es más, de hecho casi que me gusta más la que llamáis copia que la original.

    Responder
  7. Pedro, los comentarios no los publico yo, ni doy órdenes de cuáles permitir y cuáles no.

    Cierto, quizás no se aun plagio según lo que SGAE entienda por “plagio”. Pero resulta que para mi SGAE no es un organismo fiable en estos asuntos. Piensa que para ellos, usar las redes P2P o las famosas webs de enlaces son delitos, y por ahora ningún juez de España ha coincidido con ellos.

    …que es una forma elegante de decir que me da igual lo que diga la SGAE.

    Quizás no sea técnicamente un plagio, pero es una copia descarada. Quizás hasta pagando su parte a The Strokes, no lo niego. Como ya comento en el post, es habitual hacer una versión de un tema para ahorrar en los costes de derechos de autor, y aunque puede que este haya sido el caso, no me parece que sea una versión.

    Pero la esencia se mantiene. A día de hoy, Gillette no ha respondido a los comentarios negativos en su canal oficial de YouTube, como podéis comprobar, y la mala imagen la sigue dando. Como error de gestión de reputación en medios sociales, es un ejemplo de libro (de lo que no hay que hacer).

    Responder
  8. “En efecto, Gillette parece que tiene presupuesto para contratar a deportistas de élite, pero no para pagar derechos de autor a The Strokes.”…

    Gillette y otras miles de marcas han hecho esto o algo parecido para no pagar derechos de autor a The Strokes y otros miles de grupos, la diferencia? Un exceso de fanatismo por parte de los fans de estos últimos.

    Responder

Deja un comentario