Blogs: de los diarios personales a los usuarios relevantes

Cuando los blogs comenzaron a surgir, allá por 1998, uno de los primeros usos que se le dio fue el “diarios personales públicos”; espacios donde los bloggers podían contar una serie de temas relacionados con su vida privada, o con las cosas que hacían. Con el paso de los años, y a medida que las redes sociales y de información como Facebook y Twitter crecían, los blogs comenzaron a posicionarse más como herramientas de publicación con fines profesionales, o que permitían consolidar materiales que provenían de múltiples fuentes. Incluso el formato de “blog personal” cambió, y hoy los podemos encontrar más vinculados al desempeño de una persona en un mercado vertical antes que a una narrativa sobre su vida privada.

Al igual que los blogs, uno de los primeros usos de Twitter fue, justamente, el contar qué cosas estábamos llevando a cabo en nuestra vida cotidiana. De hecho, la pregunta que Twitter lucía justo arriba del campo para actualizar era “¿Qué estás haciendo?”. Así, podíamos ver muchos usuarios contando que estaban tomando café, esperando el transporte público y mucho más. No se trataba, de todos modos, de leer cosas inútiles. Muchas de esas “experiencias sobre la vida cotidiana” nos eran interesantes, ya que muchas veces podíamos hallar datos relevantes para nuestros propios gustos, consumos y vida personal.

Pero Twitter comenzó a seguir un camino que en algunos puntos se asemeja con el de los blogs a la hora de construir “contenido relevante” para los usuarios. A medida que Twitter se hizo más popular, los usuarios pasaron a tener más seguidores y se incrementó su diversidad geográfica, los mensajes del tipo “estoy tomando café” comenzaron a perder mucho de su sentido. Muchos usuarios comenzaron a filtrar y analizar que tipos de temas podían ser más interesantes para sus seguidores, de la misma manera en que años antes los bloggers comezaban a usar sus plataformas de publicación de manera más especializada.

A medida que la cantidad de seguidores aumentaba, y también el uso de las listas crecía, muchos usuarios descubrieron que Twitter ya no era más ese espacio “privado pero público” al que se habbían acostumbrado en 2007 y 2008. Una cosa es escribir opiniones y sensaciones cuando se da por sentado que pocos nos leen. Otra es llevarlo a cabo para miles de seguidores, que pueden tener interpretaciones muy diferentes de lo que decimos. En este punto, podríamos encontrar un punto de separación creciente entre Facebook y Twitter. Mientras que el primero se concentra más en las redes privadas que unen a los usuarios, Twitter es más un canal de expresión pública. Claro, este punto tiene un problema: Facebook está empeñado en lograr que sus usuarios cada vez den a conocer contenidos de manera pública, y cada vez cierren menos sus contenidos.

El camino de Twitter como “red de información” justamente está marcado por la creciente internalización que sus usuarios más populares hicieron de la “relevancia” de lo que publican. Un espacio que ha ido cambiando a medida que sus usuarios relevantes cambiaban,algo que exploré como hipótesis en Twitter: los usuarios como agentes de cambio. Y que se está profundizando con la entrada de los “famosos”; aquellos que logran crecer rápidamente en cantidad de seguidores porque ya son públicamente muy conocidos por sus actividades políticas, artísticas o periodísticas. Ya veremos que pasa si el uso de metadatos se extiende en Twitter, algo que seguramente se va a definir a lo largo de 2011.

Deja un comentario